Últimamente parece que sólo sepamos hablar de clínicas privadas que tienen grandes dificultades para sobrevivir. Parece que estemos centrados únicamente en destacar el lado negativo de las clínicas privadas. A ojos de muchos podríamos parecer “pájaros de mal agüero” porque parece que estemos predicando “que viene el lobo” constantemente. La verdad, no es nuestra intención.

Hoy queremos centrarnos en los centros que funcionan. Generalmente cuando una clínica privada funciona es el resultado de una gran esfuerzo personal y colectivo. Cuando esto ocurre solemos ser espectadores de un espectáculo magnífico, algo así como una danza contemporánea donde todo el mundo sabe lo que tiene que hacer. Las clínicas privadas que funcionan tienen equipos estables, personas con talento, que conocen el oficio y que además saben como conectar con las emociones de los pacientes. Pero detrás de una clínica que funciona hay un peligro latente: la expansión del modelo de negocio.

Cuando una clínica privada funciona, el propietario se pregunta ¿y ahora qué? Y la respuesta para la mayoría de empresarios es: abro una segunda clínica. Y es este paso donde puede radicar el giro dramático en una historia que a priori no tendría que tener sobresaltos.

no puedes divertirte en dos

Si tu clínica funciona, antes de abrir un segundo centro te animamos a que respondas a estas sencillas preguntas: ¿tu clínica funciona porque tiene un buen equipo o porque tiene una buena metodología comercial? Y cuando hayas respondido vuelve a preguntarte ¿podría tu clínica actual mantener la rentabilidad sin tu presencia? Si has respondido “No” a alguna de estas preguntas, nuestro consejo es que no abras un segundo centro hasta estar seguro de haber implementado una buena metodología comercial que te permita monitorizar y actuar sobre todos los factores que intervienen en la rentabilidad de la clínica. De lo contrario es posible que fracases.

En Neosalut hemos desarrollado el Método Inteligencia Comercial Clínica, el cual ha sido concebido especialmente para que las clínicas privadas puedan aumentar su rentabilidad compitiendo en un mercado tan competitivo como el actual.