Si eres lector regular de nuestro blog, te habrás dado cuenta que en la mayoría de nuestras publicaciones casi siempre hablamos de clínicas privadas que tienen apuros y que necesitan ayuda para cambiar su situación actual. El sector odontológico viene sufriendo una fuerte transformación durante los últimos años, y estos cambios han hecho que la gran mayoría de clínicas privadas vean como sus cimientos ya no son tan sólidos como lo eran antes.

Por supuesto no todas las clínicas son deficitarias. Muchas funcionan a buen ritmo y ofrecen un nivel de rentabilidad lo suficientemente adecuado como para que sus propietarios puedan incluso plantearse ABRIR UNA SEGUNDA CLÍNICA. Pues bien, para todas aquellas clínicas que estén en esta situación hemos escrito este artículo.

Si consideras que tu clínica está funcionando principalmente por que, tanto tu doctor, como tu equipo tenéis el talento y las habilidades necesarias para hacer funcionar la clínica, queremos decirte que desde nuestra humilde opinión, NO DEBERÍAS ABRIR UNA SEGUNDA CLÍNICA HASTA QUE NO TENGAS UNA METODOLOGÍA BIEN DEFINIDA.

La razón es simple: el talento y las habilidades nunca son suficientes cuando te enfrentas al reto de abrir una segunda clínica. Si tu modelo de negocio se basa únicamente en tu equipo y no se apoya en protocolos y herramientas de control capaces de controlar la clínica como una unidad de negocio, te recomendamos que no abras tu segunda clínica porque pensamos que tienes muchas posibilidades de fracasar.

Una clínica es un modelo de negocio sumamente complejo y requiere un sistema de trabajo capaz de monitorizar las diferentes áreas que intervienen en su rentabilidad. Es necesario un modelo de trabajo que puedas replicar en otra clínica a partir del cual sea fácil detectar puntos fuertes y puntos de mejora. Recuerda que no puedes estar en dos sitios a la vez, que una misma idea de clínica puede tener éxito o no en función de muchas variables (localización, tipo de paciente, el equipo de clínica, etc.).

Todo doctor entiende a la perfección que significa un protocolo médico. Conoce al detalle cada fase del procedimiento técnico y el conocimiento profundo de cada una de las fases del tratamiento le permite encontrar soluciones en caso de que algo no vaya según lo previsto. En cambio, la mayoría de doctores no aplican el mismo rigor durante la gestión comercial de la clínica. Tanto si tienes una única clínica, como si tienes más de una, sin duda apoyarte en una metodología de gestión que te lleve al éxito del mismo modo en como lo haría un protocolo médico es fundamental.

metodo icc para mejorar la rentabilidad de la clinica

Si preguntamos a la mayoría de doctores seguramente estarán de acuerdo en que una metodología de este tipo es 100% necesaria, muchos incluso podrían recriminar que durante su formación nadie les resaltó este aspecto tan fundamental. Llegado a este punto debemos explicar que hasta hace muy poco tiempo esto no era prioritario. De algún modo habían pacientes para todos y el nivel de competencia era lo suficientemente equilibrado como para no preocuparse de esta área. Lamentablemente los tiempos de sosiego donde un doctor tenía que limitarse a ejercer únicamente su rol médico parece que se han marchado para no volver.

En Neosalut hemos desarrollado el Método Inteligencia Comercial Clínica, el cual ha sido concebido especialmente para que las clínicas privadas puedan aumentar su rentabilidad compitiendo en mercado tan competitivo como el actual. Nuestro método es mucho más que coaching dental.

Leave a comment

Formación para clinicas dentales en marketing dental y coaching dental y consultoria dental