¿Te resulta familiar esta situación? … Un doctor entra por la puerta de la clínica y sin más pregunta pregunta a su recepcionista: ¿Qué tengo hoy?

Si esta escena te resulta habitual, incluso si tu mismo te reconoces en ella, tenemos que decirte que se trata de una mala señal. Desde nuestro punto de vista es uno de los indicadores de que tu clínica no está bien organizada. Ojalá nos equivoquemos pero puede que vayas directo al fracaso.

Si eres doctor, te invitamos a preguntarte ¿cuántas primeras visitas tienes para el día de hoy? ¿y para esta semana? ¿y para la semana que viene? Lo sentimos doctor, pero desde nuestro punto de vista si diriges tu propia clínica deberías tener respuestas instantáneas para estas preguntas, incluso deberías tener una previsión para todo el mes. Si no eres capaz de responder de forma solvente te recomendamos que pongas una vela o hagas la danza de la lluvia para asegurarte los pacientes que tu millonaria inversión necesita.

¿Te suena esta expresión?: “Cada día trabajo más, cobro menos y veo cada vez menos a mi familia”. Este es un mantra que nos encontramos a diario cuando trabajamos en clínicas. Cuando esto ocurre, generalmente, se trata de una clínica que no esta siendo gestionada correctamente.

Lo urgente no deja tiempo para lo importante

Si estás en esta situación te invitamos a que respondas a esta pregunta: En tu día a día eres doctor, pero ¿Eres también empresario, comercial y líder?.

Te pedimos que seas sincero y que respondas analizando bien la pregunta porque, cuando escuchamos quejas sobre lo mucho que se trabaja, el poco tiempo que se tiene y lo poco que se factura, el problema suele estar relacionado con que el rol de doctor se lleva la mayor parte del tiempo y el resto de roles son mas bien inexistentes.

El mercado odontológico actual es como una ola de Tsunami que desplaza a todas las clínicas privadas hacia el precipicio. Para vencer esta inercia es necesario un mando firme, pero por desgracia, la mayoría de propietarios de clínicas privadas tienen la cabeza metida en las bocas de los pacientes y no son capaces de ser el capitán que su nave necesita.

No nos malinterpretes, no tienes que ser el gurú de la clínica ni tus trabajados te van a seguir a ciegas porque tu lo digas, no funciona así, nosotros entendemos que tienes que hacer de líder en el sentido que eres la referencia tanto en la toma de decisiones y en tanto que tu equipo tiene que percibir un proyecto común y tienen que sentirse apoyados y respaldados por tu figura.

Cuando hablamos de tu faceta comercial, te preguntamos si eres capaz de generar en ti y en tu propio equipo las habilidades comerciales que necesitáis para que el paciente se quede contigo.

Y por supuesto, cuando hablamos de empresario nos referimos a que debes extraerte de tu faceta médica y debes observar tu unidad de negocio desde el punto de vista de la rentabilidad y la globalidad.

Si no eres capaz de mantener el equilibrio entre tu rol de doctor, empresario, comercial y líder de equipo tu clínica será arrastrada por el Tsunami, cada vez estarás mas cansado y serás más ineficiente.

En Neosalut somos una consultoría dental y hemos desarrollado el Método Inteligencia Comercial Clínica, el cual ha sido concebido especialmente para que las clínicas privadas puedan aumentar su rentabilidad compitiendo en el mercado actual.