Cada vez vivimos en un entorno más competitivo y esto afecta a la rentabilidad de las clínicas dentales. Por eso, si eres propietario de una de ellas o bien estás pensando en emprender tu negocio en el sector, hay determinados aspectos que deberías conocer previamente.

¿Qué debes tener en cuenta para que una clínica dental sea rentable?

Antes de contestar a esta pregunta, te proponemos que te hagas otra diferente y esencial para cualquier profesional que tenga una clínica de estas características: ¿cuál es tu objetivo? Es decir, qué pretendes conseguir con tu trabajo, con tu clínica y con el paciente. Estas tres piezas (tú como profesional odontólogo, tu clínica y el paciente) son la base de tu negocio que definirá tu rentabilidad y su satisfacción.

Por ello, te proponemos que apuestes por los pacientes estratégicos. Estos son los pacientes que depositan su confianza en ti como profesional y que deciden realizarse todos los tratamientos que necesitan en tu clínica. Esto te permitirá reducir el número de pacientes con los que trabajes, logrando mayor tranquilidad a nivel profesional. De esta forma, los ingresos no disminuyen porque el paciente escoge tus servicios para todo tipo de tratamientos.

De esta forma, también podrás poner los precios que desees. Los pacientes te eligen a ti por tus servicios y no acuden porque seas el más barato. Se trata, por tanto, de establecer una relación de confianza entre paciente y médico.

Además de conseguir estos pacientes estratégicos hay otra serie de cuestiones bastante relevantes a la hora de que una clínica sea rentable. Por una parte, es imprescindible tener claro el objetivo y el devenir de la clínica y de todos sus trabajadores a corto y largo plazo. Esto te ayudará a resolver posibles contratiempos que te aparezcan de forma inesperada. Así, si pretendes introducir métodos innovadores y nuevos aparatos, es esencial que no descuides la formación.

Del mismo modo, también te recomendamos que tampoco descuides en ningún momento la comunicación. Y esto no se refiere únicamente a tus pacientes, sino también a tus compañeros y al resto del equipo de trabajo. Es importante que el paciente venga periódicamente a revisarse y te cuente sus necesidades bucales.

En cuanto al equipo de trabajo, mantener reuniones semanales o mensuales será muy eficaz para poder intervenir en posibles puntos de conflicto y para la mejora de algunos aspectos de gestión de la clínica que beneficiará a todos en general.

En definitiva, como has visto, la rentabilidad de una clínica dental depende de numerosos factores que hay que tener en cuenta para tener un negocio de éxito. Desde nuestra consultoría especializada hemos desarrollado el Método ICC (Inteligencia Comercial Clínica) para detectar pacientes estratégicos que te permitirán obtener beneficios para ti, para tu clínica y para los pacientes.