fbpx

Se vende clínica dental, ¿qué se debe hacer?

Antes de poner el cartel de se vende clínica dental, resulta conveniente tener en cuenta una serie de factores que van a ser decisivos en el momento de sacar partido a la culminación de este proceso.

El objetivo que se pretende no es otro que conseguir un buen precio por la venta del negocio y hacerlo en unas condiciones que te interesen.

A continuación, te explicamos qué deberías hacer para quedar satisfecho con una de estas operaciones.

La planificación es fundamental

Si quieres obtener beneficios de la venta de una clínica dental, ten claro que la improvisación no puede estar en tu hoja de ruta.

Por consiguiente, ya que se trata de un proceso que puede llegar a durar meses, te recomendamos que lo planifiques con largo tiempo de antelación. Recuerda que necesitas recopilar diversos documentos, así como estudiar el mercado de compradores.

Además, si deseas llegar a tu mercado objetivo de compradores, debes anunciarte donde ellos puedan encontrar tu oferta. En este sentido, ya sabes que, si no estás en Internet, no existes.

¿Qué deberías resaltar para vender tu clínica dental?

En todo proceso de venta, es preciso remarcar los puntos fuertes de tus activos. Sin embargo, has de ser muy transparente y no debes ocultar ningún tipo de información.

Acuérdate de que hacerse cargo de una clínica dental comporta un conjunto de derechos y obligaciones.

Y, entre las segundas, destacamos que has de aclarar los impuestos que se deben pagar, los contratos que están por cumplir (de personal que trabaje para la consulta o con partners) o las multas que deban ser abonadas.

Una vez se tienen claras estas cuestiones, es el momento de presentar los activos que tiene el centro odontológico.

Algunos de ellos están relacionados con el entorno, como pueden ser el crecimiento del barrio, su renta per cápita, una situación favorable respecto a la competencia o las buenas comunicaciones en materia de transporte público.

Por otra parte, es importante cuidar, de cara a la venta, el patrimonio material del que dispone la clínica dental. Nos referimos, por ejemplo, a las máquinas, a los materiales, al mobiliario y a otros recursos.

Es especialmente relevante que las instalaciones se hallen en un estado óptimo, puesto que suponen la carta de presentación idónea del negocio. Por ello, deben estar en perfecto estado de revista, a nivel higiénico y estético, para dar una primera impresión positiva.

Los compradores van a prestar una atención preferencial a la cartera de pacientes. Procura enfatizar su fidelidad y nivel de gasto. Asimismo, facilita mucho las cosas que puedas mantener un trato conveniente con los principales proveedores.

En definitiva, cuando se vende una clínica dental, es necesario acentuar sus virtudes desde la máxima objetividad.

Formación para clinicas dentales en marketing dental y coaching dental y consultoria dental